miércoles, 19 de julio de 2017

Reseña de "Soy pez, soy pájaro, soy lombriz" (Tomàs Bases)



-Título: Soy pez, soy pájaro, soy lombriz.
-Autor: Tomàs Bases
-Editorial: Diábolo
-Formato: Cartoné
-Páginas: 36
-Precio:  13.95 €
-Sinopsis:
El joven y ambicioso rey Leopoldo renuncia a sí mismo con tal de obtener un inmenso poder.
Tras muchas y fantásticas peripecias, su ambición se ve recompensada. Aunque a un precio muy alto y no por mucho tiempo.
Esta experiencia le regalará un verdadero tesoro.
Soy pez, soy pájaro, soy lombriz es un maravilloso cuento ilustrado que cautivará a cualquier lector que se acerque a él, sea de la edad que sea.





-Opinión personal:
            Como todas las buenas obras pensadas para público infantil, esta historia puede ser disfrutada por todas las edades. Tomàs Bases despliega una maravillosa fantasía con múltiples referencias a títulos referencia de la miniatura medieval, como Las muy ricas horas del Duque de Berry, el códice de las Cantigas de Alfonso X el Sabio, o los Beatos de Liébana, para recrear un mundo donde la naturaleza, los animales y la fantasía son difícilmente separables.
            A través de una historia aparentemente sencilla, el rey Leopoldo recorre todos los mundos posibles: agua, tierra y aire, intercambiando partes de sí mismo por otras pertenecientes a cada uno de ellos, en busca de un gran tesoro que en realidad, y como descubrirá al final gracias al poder de la amistad, se encuentra dentro de sí mismo. El punto fuerte de este libro es, sin duda, la originalidad gráfica resultante de las fuentes anteriormente mencionadas y de la creatividad del autor, que sabe infundir un aire fresco y renovado a la estética medieval, logrando que nos resulte muy actual a pesar de los siglos transcurridos, e integrándose con naturalidad con el lenguaje del libro ilustrado actual.
            El libro se complementa con una bella animación disponible en Vimeo, en la que cada uno de los elementos de este maravilloso mundo cobran vida y consigue, al igual que en el papel, imágenes tremendamente sugerentes. En resumen, un regalo para la imaginación que proporciona un intenso disfrute estético en el que sólo la sensibilidad, y no la edad de los lectores, cuenta.

Gracias a Diábolo por el ejemplar.








martes, 18 de julio de 2017

Reseña de "El dragón negro" (Chris Claremont, John Bolton)



-Título: El dragón negro
-Autor: Chris Claremont, John Bolton
-Editorial: ECC
-Formato: Cartoné
-Páginas: 192
-Precio:  17,50 €
-Sinopsis:
La épica saga del caballero en el exilio James Dunreith, el Dragón Negro, es un caldero de bruja que contiene nigromancia, cuentos de hadas y un elenco de figuras históricas, entre las que se encuentran Robin Hood y Leonor de Aquitania, ¡en lucha por el alma de la Inglaterra medieval! Esta fantástica nueva edición contiene, además, una serie de bocetos y dibujos inéditos.
Chris Claremont (X-Men, Lobezno, Los Cuatro Fantásticos), éxito de ventas del New York Times. John Bolton (Shame: Deshonra, El Dragón Negro, Corazón de Arlequín), artista aclamado por la crítica. ¡Del legendario dúo creativo tras la inmensamente popular Marada: La mujer lobo, llega una historia de espada, brujería y terror mitológico que entusiasmará al aficionado más incondicional de Juego de Tronos!



-Opinión personal:
            Esta historia combina los principales mitos y figuras históricas fundacionales del Reino Unido, situándose en una época, el siglo XI, de la que tenemos una visión en que la frontera entre el mundo de los humanos y de las criaturas mitológicas no existía, y la magia formaba parte de la vida cotidiana. El tema es, como tantas otras veces, la eterna lucha por el poder entre el bien y el mal o, en este caso, una causa aparentemente noble pero mal entendida, para la que el malvado Edmund no tendrá ningún escrúpulo con el fin de obtener el triunfo. Sólo su amigo James Dureinth podrá, con ayuda de su magia, hacerle frente, ante la petición de ayuda de la propia Leonor de Aquitania, con el reino sumido en un caos fratricida por las luchas entre sus hijos.
            El poder de la magia está encarnado por el dragón negro que acompaña a Dunreith a través de visiones, y que le confiere todo su potencial. Sin embargo, en malas manos como las de Edmund, por lo que hadas, criaturas del bosque y hombres deberán unir sus fuerzas para luchar contra la destrucción total de Inglaterra que supondría el triunfo del malvado hechicero. Edmund no será un rival fácil, y desplegará todo su poder frente a Dunreith, que no obstante contará con la ayuda y el amor de Elianne, la hija de su rival, para salir airoso de la situación. Aunque se masca la tragedia, y no son infrecuentes las sorpresas y los giros de guión, el final será feliz, a pesar de que implicará la huida definitiva del mundo de las hadas, que permanecerá oculto a nuestros ojos desde entonces.
            Correspondiente a la intensidad de esta aventura, el ritmo de la historia no deja un minuto de respiro, aunque está bien compensado y mantiene el suspense hasta el último momento. El dibujo muestra un gran uso del blanco y negro, sin que sean necesarios más colores para dar toda la vida a la acción que necesita. Son magníficas las viñetas correspondientes al dragón negro y a las escenas de lucha, y John Bolton desarrolla una estética muy sugerente, que recuerda a veces a los grabados art nouveau, como los de Harry Clarke y Aubrey Beardsley.
            En resumen, una muestra muy interesante del género de espada y brujería, para todos los que les apetezca disfrutar de una gran aventura llena de fantasía.






Reseña de "La ciudad más fría" (Antony Johnston, Sam Hart)



-Título: La ciudad más fría
-Autor: Antony Johnston, Sam Hart
-Editorial: Planeta cómic



-Sinopsis:
Aunque el género de espionaje al más puro estilo John Le Carré, inmerso en la Guerra Fría, parezca hoy algo remoto a los lectores más jóvenes, esta época tan apasionante no queda tan lejos en el tiempo. No olvidemos que el muro de Berlín cayó en 1989, y precisamente en los convulsos días previos se sitúa esta trepidante historia, inmersa en las protestas, manifestaciones y tensiones propias de la inminente caída de la URSS, que culminará con las imágenes tan mostradas en la televisión, de berlineses rompiendo y saltando el muro que había dividido su ciudad durante casi cinco décadas, y que continúa determinando su peculiar fisonomía.
Por si esta agitación fuera poca, un espía del M16, el servicio de espionaje británico, con el nombre en clave de Ber-2, es asesinado llevando encima una lista con todos los espías de Berlín aunque, sorprendentemente, nadie consigue dar con la lista al hallar e inspeccionar el cadáver. Por ello, el M16 envía a Lorraine Broughton, una de sus mejores agentes, a la ciudad con la misión de recuperar la lista, bajo identidad y nombre falso. Aunque, como era de esperar, el cometido va a resultar más difícil de lo que se preveía en un principio, comenzando por la gélida acogida del jefe local Ber-1, David Perceval, que tras su trato agrio y su machismo esconde muchos misterios por resolver.
A partir de aquí, la trama se complica, y las tortuosas pesquisas de Lorraine descubrirán peligrosos juegos de contraespionaje, tejemanejes entre el M16, el KGB y la Stasi, asesinatos encubiertos con los misteriosos “hombres de hielo” detrás, y un doble juego en el que todos esconden cartas en la manga. Sin desvelar demasiados detalles, el guión nos reserva giros insólitos y un final sorprendente, en el que nada es lo que parece.
El guión de Antony Johnston reparte sabiamente las dosis de suspense con el tenso trasfondo social, creando una historia absorbente mediante la técnica del flashback, y de una complejidad que requiere de toda nuestra atención y la mantiene en vilo en todo momento. Por su parte, el dibujo de Sam Hart, en un crudo blanco y negro a tono con lo inhóspito de la ciudad y el ambiente, capta a la perfección la ambigüedad de los personajes, así como la alternancia entre la tensión psicológica y la acción.
En resumen, y a la espera del estreno de Atómica, su versión fílmica dirigida por David Leitch y protagonizada por Charlize Theron, esta novela gráfica resulta una apasionante y refrescante lectura para este verano.